miércoles, 27 de junio de 2007

PISCINA



Azul, celeste violetas y blancos.
Abro mis ojos debajo del agua,
me miro,
doy vueltas,
sostengo el aire,
se impregna con fuerza en mí
lo suelto de a poco.

El agua me cubre la mente, la memoria.
Pierdo el sentido del exterior.
Allá afuera no está nadie
Adentro estoy yo
burbujeando
con los ojos abiertos
con el cuerpo ligero
con las manos libres
y la luz sobre mí.

Y espero que me vuelvas a cubrir.

2 comentarios:

E.H.D. dijo...

El agua y nosotros pueden entrar en comunion en solo munùtos.
Por mi parte yo escribo un poco de todo.
Saludos

Alekzander dijo...

COmo siempre en el agua.. no me digas que ahroa en invierno sigues nadando???